Historia de la Solidaridad, Parte 4

Share:
Ahora

En el siglo actual, la convergencia entre Norte y Sur ha continuado. Este es claramente el caso en el fundraising. La región tiene miles de verdaderos profesionales que comparten las técnicas de sus colegas en el Norte y que podrían darles algunas lecciones, sobre todo en cómo conseguir donativos provenientes de hogares de bajos ingresos y cómo negociar con las empresas.

Aunque el aura de desconfianza en torno a las OSC ha disminuido, algo queda. La gente tiene miedo de dar un donativo a menos que la organización sea famosa. Las OSC, especialmente las fundaciones familiares, tienden a ser insulares. Por lo general, no publican su información financiera ya sea porque tienen algo que ocultar, ya sea que no quieren suscitar los celos y la críticas. Tampoco divulgan los nombres de los miembros de la junta directiva, porque se presume que son ricos y alguien los secuestraría. Obtener personalidad jurídica sigue siendo una molestia pero ya hay cientos de miles de OSC legalmente constituidas en la región. Como los donativos no son deducibles de impuestos en la mayoría de los casos, por lo general se busca el estatus legal para poder contratar a gente y funcionar sin incurrir en multas y demandas. Además, la mayoría de los donantes institucionales, nacionales y extranjeros, lo exigen. Muchos grupos están tratando de hacer la transición desde lo paliativo a lo estratégico. El sector suele ser inteligente, eficaz y lleno de vida.

Hablando de lo estratégico, por su parte las empresas nacionales han adoptado lafilantropía estratégica que las transnacionales han pregonado: cada donativo tiene que avanzar los negocios del donante. Siguen dando muchas pequeñas aportaciones para mejorar su imagen. Son más exigentes acerca de las grandes subvenciones, asegurándose de que el destinatario le dé algo grande a cambio: cobertura por los medios en un evento, o la aureola de una causa que se asocia con sus campañas de  marketing, etc. Lo mismo que en el norte. La mayor parte de las OSC, pequeñas, no tienen ni el tiempo ni el talento para entrar en esos negocios. Pero otras, más grandes, saben manejarse muy bien en ese mundo.

Los donantes en todas partes son más exigentes que nunca, incluso los individuos. Y los más jóvenes y más educados, los más exigentes de todos. Quieren ver transparencia y quieren ver los resultados. Las fundaciones extranjeras fueron las primeras en exigir que las OSC hicieran evaluaciones de sus proyectos (por muy débiles que los análisis resultaran) y en los años 90 las empresas popularizaron el concepto. Hoy en día “medir, evaluar” es la mantra de las empresas, fundaciones, los gobiernos y cada vez más individuos en todo el mundo. Tanto como los del Norte, los latinoamericanos—OSCs y donantes—hablan de laventure philanthropy y de la impact philanthropy, y tanto como los del Norte, no tienen una definición común de lo que significan esas palabras. Los latinoamericanos no se dejan ganar en su amor de los medios sociales y del complejo de superioridad que sus aparatos electrónicos les confieren. Por lo tanto, algunos sitios web de crowdfunding han aparecido y parece que tienen futuro. Pero, de todos los temas candentes del Norte, hay uno del que no se habla: él de los donativos planificados, ya que en el Sur no se habla de la muerte hasta que suceda.

La dependencia todavía es un problema: la Corona, la Iglesia, las pocas familias adineradas, el gobierno nacional, las fundaciones y los gobiernos extranjeros, y ahora el sector privado. Menos mal que casi toda la región evitó la reciente gran recesión que el Norte ha sufrido. De no ser así, la quiebra de las empresas habría sido la ruina de la sociedad civil. Las personas individuales hacen más donativos que nunca, pero no suman a mucho dinero. Aparte de que el dar es bueno para el alma, sería bueno para la OSC, si sólo fuera para diversificar sus fuentes de ingresos, una estrategia financiera buena para todos nosotros. Además, los donantes extranjeros que ven que los del lugar hacen donativos quedan impresionados por la entidad que sabe nutrirse de ellos.

Al lamentarse por la falta de donativos provenientes de individuos, los latinoamericanos tienden a echar la culpa al gobierno—¡qué novedad!—precisamente por la falta de beneficios fiscales asociados con un donativo. Pero esa opinión es fruto de una falta de análisis. La deducción sólo reduce el golpe financiero que el donante sufre. No es un incentivo para dar. De todos modos, las deducciones son en su mayoría irrelevantes donde la evasión de impuestos es el deporte participativo más popular de la población. Ojalá los servicios públicos se mejoren a tal punto que el contribuyente finalmente se convenza de que le conviene pagar por realizar todavía más mejoras. Ojalá que eso llegue a ser una de las tendencias positivas en América Latina, como la es la evolución de la solidaridad y la procuración de fondos en América Latina.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

captcha

Please enter the CAPTCHA text

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Follow us on Twitter!